La Resaca

La Resaca Nunca Descansa

Bitacora

Posibles Imposibles: Carlos Slepoy

Posted on April 15, 2010 at 10:34 PM

POSIBLES IMPOSIBLES: CONSTRUCTOR DE PAREDES Y VENTANAS

(por Tato Imposible)

Carlos Slepoy. Abogado. Estuvo ilegalmente detenido en la ESMA y otros sitios clandestinos durante la dictadura. De visita en la Argentina (se exilio y ahora reside en España) insiste en que "los militares y civiles involucrados en el genocidio deben ir presos. Y no por un problema de mortificacion, sino porque el derecho penal tiene como elemento fundamental el desarrollar valores sociales, y uno de ellos, el esencial, es el de la Justicia"

Aplaudir de pie por más de 5 minutos a un abogado, suena a "imposible" en el mundo de hoy. Primer posible imposible. Y si encima uno lo hace en armónica progresión de menor a mayor y dentro de un conjunto humano con los ojos nublados por la emoción, entonces la rareza se vuelve excepción. Es que Carlos Slepoy (Carli para los amigos) es un ser único. Pionero en la lucha por los derechos humanos, su trabajo no solo fue militante sino efectivo y práctico. Consiguió lo que a muchos se les va de las manos por no pasar a la acción, por quedarse discutiendo sin salir de la reunión. Logró con su laburo jurídico, entre otros logros, extraditar a España a milicos argentinos asesinos y allá por el 98, en conjunto con el juez Garzón, ponerle el traje a rayas al máximo genocida chileno: Augusto Pinochet en las narices de la mismísima Thatcher. En este tiempo donde nos quieren sumergir en imposibilidades, la misión de Carli Slepoy ha sido afirmar que algo era posible, allí donde solo había declaraciones proclives a la impunidad, el con su trabajo pudo quebrar esa inercia conformista. Quizás porque el “hombre es un constructor de paredes y ventanas” o porque Carli, fanático de Lanús, se formó observando las paredes que construían Silva y Acosta, aquellos albañiles granates, expertos comunicadores de un estilo de futbolístico que Carli empleó para la vida. Pase y pase, avanzando, tirando y devolviendo paredes con inconsciente precisión, intuyendo que en lo compartido puede estar la felicidad. Será por eso que lo quieren tanto? El tiene un lugar asegurado en el estadio de los hombres buenos. Ayer remándola en Madrid, picando piedra por piedra, hasta encontrar la forma de una escultura que deslumbró a la Justicia Internacional. Hoy, en medio de un café y en una pausa de la charla, un impulso emocional: uno piensa, que bueno sería tenerlo a Carli y su pensamiento, en la Argentina. Al retomar la conversación, es él el que expresa ese deseo. Trabajaría en la vinculación de los genocidas militares con los genocidas de nuestra economía, en la ilegitimidad de la deuda externa. Mientras continúa su imparable movimiento "justiciero", una reglamentación mundial que impida golpes de estado, y esta nueva cruzada en busca del "Garzón Argentino", basado en la juridicción universal, y así devolverle el favor al juez Garzón y a España, investigando los crímenes del franquismo. Hace muchos años atrás(leer nota de Susana Viau) una bala le rozó la médula, por defender a una joven de un policía brutal. Un poco el ejemplo de lo que es su extremada entrega. Pero como dijo Estela de Carlotto, el camina y camina, a pesar de la silla de ruedas. Posibles imposibles. Basta observar las últimas noticias, tapa en un de diario ayer y la primicia reciente en este lluvioso día:

 

 

Corte Argentina recibe pedido de investigar crímenes del franquismo

Miércoles 14 de abril de 2010 14:20 GYT

 

BUENOS AIRES (Reuters) - Organismos de derechos humanos y familiares de víctimas de la dictadura del español Francisco Franco presentaron el miércoles un pedido a la justicia argentina para que investigue crímenes cometidos en España desde 1936 hasta el término del régimen. El pedido se hizo en el país sudamericano "en el ejercicio de la jurisdicción universal", buscando esclarecer delitos que "ofenden a la humanidad independientemente del lugar donde se producen", dijo a Reuters Carlos Slepoy, el abogado que presentó la querella. El pedido apunta a que un juez argentino permita que se investiguen crímenes de la dictadura de Franco en los juzgados federales de Buenos Aires. "La acusación se plantea por el delito de genocidio cometido por la dictadura franquista. El período temporal que abarca la querella es desde el 17 de julio de 1936 hasta el 15 de junio de 1977", agregó. El abogado explicó que pedirán a España que remita pruebas y solicitará a diferentes organismos españoles un listado de todos los ministros que ejercieron durante la época franquista y de los mandos de las fuerzas armadas, de la guardia civil y de la policía militar que estén vivos. "El objetivo es desarrollar pruebas del procedimiento para eventualmente imputar a algunos de ellos", dijo Slepoy. Los querellantes hasta ahora son dos familiares de víctimas y organismos de derechos humanos y sindicales, entre ellos Abuelas de Plaza de Mayo y la Central de Trabajadores Argentinos. También se presenta la Asociación Española por la Memoria Histórica, dijo Slepoy.

"Pensamos que (la respuesta de Argentina) tiene que ser positiva porque el principio de jurisdicción universal en que se basa esta querella está establecida en la propia Constitución Argentina (...) con lo cual creemos que esta querella va a prosperar y que van a empezar las investigaciones", concluyó.

 

EL ACUSADOR,

por Susana Viau (para Página 12, 1998)

 

Habría que comenzar de un modo trivial: cuando Carlos Alberto Slepoy llegó a Madrid, en 1978, no imaginaba nada de esto como posible. Ni que se afincaría casi para siempre en esa ciudad; que a sus dos hijas mujeres se les sumaría un varón; que nunca más volvería a jugar al fútbol; que el título de abogado que había obtenido pensando en los presos políticos –y la vida– le iba a dar una satisfacción mayor: poner a un reverendo, mayúsculo hijo de Satanás en el camino del “maco”, de la “trena”, del “trullo”, es decir, de cualquiera de las expresiones barriobajeras con las que Su Señoría, el juez Baltasar Garzón, se sirva designar a la cárcel. Como la historia de David y Goliath, como la de caperucita y el lobo. “Carli” había estado dos años a disposición del Poder Ejecutivo; vendió “patucos” en el Metro; manejó un taxi, hasta que se durmió, conduciendo por la Gran Vía. En verdad, no tenía la menor aptitud para ninguna de las dos cosas. Al fin, la UGT, la central sindical de los “sociatas”, le hizo un hueco como abogado laboralista, pero en Zaragoza. Así se pasó unos años, yendo y viniendo de Madrid a Zaragoza y de Zaragoza a Madrid. Era un excelente nadador, le gustaba el fútbol y como no podía ver a Boca se hizo hincha del Real Madrid. Cierta tarde cruzó despacio la Plaza de Olavide, una plaza llena de viejas, críos y traficantes de droga en el muy madrileño barrio de Chamberí. Vio al policía borracho que amenazaba con la pistola a un grupo de adolescentes. No pudo con su genio. “Usted lleva el arma para protegerlos”, le dijo. “¿Y tú quién eres?”, le preguntó ofuscado el policía. “Soy abogado”, fue la respuesta de Slepoy, siempre legalista. El tipo sacó rápido una conclusión: “Además de abogado eres sudaca. Me acompañas la a comisaría”. Doblaron la esquina. La gente de la plaza escuchó el disparo. Corrieron y encontraron a Carli caído, con un agujero negro en la campera de jean. El balazo le había rozado la médula. Pasó mucho tiempo en rehabilitación; con dificultades volvió a caminar; del fútbol, ya ni hablar. No regresó en el ‘83. Se fue quedando. Fundó la Asociación Pro Derechos Humanos de Argentina. Una noche llamó a sus amigos de esta redacción para contar que se presentaba en el juicio por genocidio como querellante. Página/12 lo publicó. Pero nadie, salvo él con su entusiasmo, daba diez centavos por lo que pudiera pasar. Sin embargo está pasando. La vida da sorpresas. Y revanchas.

Categories: None

Post a Comment

Oops!

Oops, you forgot something.

Oops!

The words you entered did not match the given text. Please try again.

Already a member? Sign In

0 Comments

Recent Videos

1073 views - 0 comments
853 views - 0 comments

Featured Products

No featured products

Share on Facebook

Share on Facebook